Eduardo López: fotógrafo de emociones

“Un buen fotógrafo debería de tener la habilidad de capturar todo lo necesario en la cámara, sin tanta edición”

Eduardo López

Eduardo López es conocido como un  referente en la fotografía de bodas de Costa Rica. En lo personal, conocía de su trabajo por publicaciones en algunas de las  revistas nupciales más importantes y por, generalmente,  encabezar la lista de proveedores en las bodas más exclusivas.

Cuando coordinamos la entrevista para el blog esperaba encontrar a alguien lleno de aires de grandeza -por la fama que le precede-, sin embargo y para mi sorpresa, me encontré con un hombre cálido, interesante y lleno de sensibilidad, capaz de capturar emociones detrás del lente y materializar los sueños de muchísimas parejas.

e6

Más que una entrevista, fue un tiempo para conversar y conocer un poco de su secreto para llegar a ser el fotógrafo de bodas más cotizado en la actualidad y no es para menos, desde sus años colegiales dedicaba sus ratos libres a aprender todo el proceso de calidad en la Kodak, empresa en la que su papá se desempeñaba como Gerente de Control de Calidad.

“Tengo una formación técnica muy fuerte porque aprendí con mi papá todo el proceso. Además de eso papá daba clases en la Facultad de Bellas Artes de la UCR, y me encantaba ir y aprender todo lo que podía”, recuerda López.

e1

Sus primeras fotografías aparecieron en las portadas del periódico  La Nación, uno de los medios de comunicación más importantes, y fue el fotoperiodismo lo que encendió la  pasión de este artista, quien a lo largo de su carrera recibió varios premios importantes y ganó una beca en la Fundación de Periodismo del reconocido y aclamado escritor Gabriel García Márquez.

e8

Luego de 10 años de trabajar para el medio y con el fin de compartir tiempo de calidad con su familia, Eduardo deja el periódico para emprender, junto a una socia, la aventura de crear un estudio fotográfico que, con el tiempo, dio paso a  un proyecto personal e independiente.

Edo López Fotografía ya tiene más de 15 años de existir y se ha logrado posicionar como uno de los estudios fotográficos de más renombre en el mundo de las bodas.

e4

Eduardo asegura que es su pasión lo que lo ha llevado tan lejos y define su técnica como un estilo libre, sin ningún bosquejo ni ninguna idea preconcebida.

 “No me gusta retratar nada que no me identifique. En cada fotografía busco nostalgia, tristeza, emoción hacia el futuro, seguridad con un dejo de temor”, cuenta el apasionado artista.

e5

Y es que cuando uno se detiene a ver su trabajo se da cuenta de que las emociones son reales, se eriza la piel, se siente la pasión y en cada foto queda plasmada la dedicación con la que Eduardo trabaja siempre.

“Me encanta el reto de capturar lo que la persona está transmitiendo naturalmente,  que sea una imagen con mucho valor estético pero que siempre refleje los sentimientos”, concluye.

e10

Deja un comentario